Menudo fin de semana acabo de pasar en un estupendo Hotel, en el municipio de Sanxenxo, localizado en la costa de Pontevedra (Galicia). Por supuesto como he salido encantada de este sitio, quiero compartir mi experiencia con vosotros. El Hotel Augusta Spa Resort 4* es un lugar que posee el spa más grande de toda Galicia. De echo tiene varios, uno de ellos como os digo enorme. Todo en el hotel está pensado para mejorar tu bienestar, conseguir tu relajación y que te encuentres lo más cómodo posible. Yo desde luego he salido encantada con la experiencia y pienso repetir, sin dudarlo.

Fueron 5 las amistades que me recomendaron este lugar. Algo bueno debía de tener. Así que decidí comprobarlo por mi misma. Llevaba muchos meses cargando sobre mi mucha tensión y estrés. A veces la vida te lleva a sentirte casi al límite. Te sientes tenso, con contracturas, no descansas bien por las noches, siempre te sientes cansado. Llegado a este punto, uno tiene que tomar una decisión y buscar algo que te ayude a mejorar, y una escapada a un balneario o spa es una gran respuesta ante una situación así. Romper la hucha de los ahorros merece la pena por ayudar a mejorar nuestra salud, y no acabar con consecuencias peores con el tiempo. También, claro está, el ejercicio y la comida sana es una buena respuesta, ¿pero porque no regalarnos un buen fin de semana de spa? Qué caramba.

Para la reserva de habitación en el hotel te recomiendo llamar al teléfono 986 72 78 78, al menos una o dos semanas antes de los días concretos en los que tenéis disponibilidad para escaparos, porque suele estar al completo, navidades incluidas, aunque parezca mentira. También una vez llames, pregunta en cual de los dos edificios de los que consta el hotel tienen pensado ubicaros. Que tú puedas decidir sobre esto último dependerá de la disponibilidad de habitación, pero ten en cuenta que en uno de los dos edificios es donde está ubicado el spa más grande de toda Galicia.

Hotel Augusta Spa Resort - Edificios

Te informo también que, el hotel proporciona el traslado de un edificio a otro, siempre que lo solicites, gratis y en pocos minutos, desplazándote en un monovolumen. Pero es algo que acaba dando pereza. En invierno no pasas frío, aunque el cuerpo nota breve cambio de temperatura, que si es frecuente, puede llegar a afectarte. También te digo que del gran spa no poseo fotos, pero merece la pena visitarlos.

Personalmente elegí la media pensión, donde tenía derecho a desayuno tipo bufete, por otro lado,  podía elegir tener incluída la comida o la cena (como personalmente ceno poco, pues me decidí por elegir la comida). Y reservé 2 noches, entrar un viernes y salir un domingo, donde el viernes podía entrar a las 17:30 h y tendría que salir el domingo a las 12:00 h. El precio de todo esto me salió por unos 280 euros/2 noches yendo sola, aunque si otra persona fuera conmigo tendría que añadir unos 25 euros/noche.

Con esta oferta de media pensión tenía derecho a:

  • 1 tratamiento de belleza gratuito (a elegir entre unos concretos) por noche de estancia. Puedes sustituir el tratamiento gratuito por 20 euros de descuento en uno de pago.
  • 2 aguas gratuitas de la casa Cabreiroá por noche de estancia en el hotel, localizadas en el mueble bar de la habitación.
  • Os informo de que aunque contrates la media pensión, en las comidas no estará incluida la bebida, así que tanto si tomas agua como vino, o cualquier refresco tendrás que pagarlo a parte.
  • Disponibilidad por tiempo ilimitado tanto a los spas, la sauna, baño turco y gimnasio de cualquiera de los 2 edificios. Estos servicios los hay de interior y de exterior, para épocas de verano. Así que en época de verano tendrás más donde disfrutar.
  • En la habitación ya os proporcionan el albornoz (abriga bastante) y chancas para acceder con ellas a los diferentes servicios. En las piscinas no obligan a llevar gorro de baño (al menos ahora). Y la primera vez que os presentáis a la recepción del spa, os proporcionarán otra toalla grande de color verde para llevar con vosotros a las instalaciones, la cual tendréis que devolver de nuevo en dicha recepción, una vez vayáis abandonar el hotel.

Os recomiendo que el primer día que lleguéis al hotel os deis un paseo por todo el hotel, tanto por dentro como por fuera, para que localicéis todos los diferentes servicios que posee, y así podáis organizar vuestro tiempo de hospedaje mejor, sin perder la oportunidad de disfrutar de nada de lo que tenéis disponible. También procurar organizar la hora de los tratamientos en cuanto lleguéis, para evitar problemas de disponibilidad de la hora que desáis. Correctamente corresponde elegir hora de tratamiento dentro del día en que pases noche en hotel.

Como llegué al hotel el viernes por la tarde, me comentaron que ellos habían decidido colocarme el primer tratamiento a las 18 h que me correspondía por la noche del viernes, pero como llegué más tarde de dicha hora sin ningún problema me lo cambiaron para el domingo, (aunque el domingo no dormiría en el hotel), así que fue un detalle. De echo me lo colocaron para las 12:00 h del domingo, hora en la que supuestamente tenía que abandonar el hotel, pero sin problema me dieron el tratamiento a esa hora permitiéndome irme después en cuanto pudiera. Así que doble detalle por parte del hotel. Como veis dan un trato sin prisas ni agobios, cosa lógica por otro lado.

El hotel dispone de garaje donde decidí dejar el coche. El fin de semana que yo disfruté en el hotel se vivía un gran temporal en gran parte de Galicia, donde cayeron árboles y demás, y también de este modo, evitaría mojarme al entrar y salir del hotel, ya que el garaje posee acceso directo, aunque os comento que en los alrededores del hotel no hay problema para poder aparcar. Los gastos del garaje son 7 €/noche de estancia.

Al llegar, en recepción entregué el documento con la información de mi reserva, el cual recibí vía correo electrónico. Me asignaron la habitación 402 para la cual me facilitaron dos tarjetas de entrada a ella aunque me iba a hospedar sola. Subí en uno de los dos ascensores que posee el hotel. La habitación al entrar me pareció muy acogedora, con una buena terraza en la que me coincidió unas preciosas vistas (pena del mal tiempo y lluvia que hacía lo cual impidió que la disfrutara del todo).

La habitación era cómoda, acogedora, con una bonita decoración. La cama muy confortable tanto por el colchón como por las almohadas, aunque os informo que el hotel dispone de una carta de almohadas a disposición para el cliente de forma gratuita. La tele dispone de gran cantidad de canales, incluso Canal Plus. Hay wifi aunque no permite acceso a apps de mensajería tipo Whatsapp, sí se te actualiza pero no puedes enviar mensajes. También tienes a tu disposición una Play Station aunque si solicitas un juego tendrás que pagar por tenerlo. También tienes en la habitación una cafetera Nespresso con unas seis cápsulas a tu disposición (precio 1 €/cápsula). Ten en cuenta que la mayoría de las cápsulas dan para 2 cafés).

En el mueble bar podías encontrar las dos botellas diarias que iba a tener gratuitas a mi disposición. También encontré una camiseta para dormir, una vela de un estupendo olor e incienso para quemar y disfrutar de aroma terapia en la propia habitación. En los bordes del marco de la TV había una luz relajante la cual podías cambiar de color mediante un mando a distancia, aunque yo no di con la forma de cómo se hacía. El baño era grande y muy completo, con geles para ducha y baño que poseían estupendos olores. En el aseo también había una calefacción a modo de colgador de toallas, que me facilitó tener la toalla y el albornoz siempre secos a lo largo de toda la estancia.

En todo el hotel se disfruta de una óptima temperatura, perfecto para disfrutar el fin de semana, aunque se estuviera viviendo un clima de fuerte temporal. Es verdad que el viernes se fue la luz en todo el hotel de forma intermitente por culpa del temporal, lo cual cortaba el agua caliente, pero no me resultó excesivamente incómodo ya que duró poco y fue algo ocasional, por lo que se estaba viviendo ese fin de semana. 

Para acceder a los spas bajas directamente de la habitación en bañador abrigado/a con el albornoz, donde al llegar por primera vez al spa (como os comenté anteriormente) se os proporcionará una toalla verde de gran tamaño a mayores de las que ya tenéis en la habitación de diferentes tamaños.

Como ya comenté, tenía a mi disposición 2 tratamientos gratuitos, pero decidí sustituir uno de ellos, por 20 € de descuento, y elegir uno de los de pago, el cual me pasó a costar de 65 € a 45 €. Dicho tratamiento tuvo una duración de 1 hora más o menos, el cual me resultó tremendamente placentero, y del que salí completamente relajada e hidratada. Elegí el tratamiento llamado Hanakasumi (japonés) el cual te recomiendo completamente. Al entrar te facilitan un tanga desechable para que te pongas y te acuestes en una camilla muy confortable, donde te harán:

  1. Te aplicarán por absolutamente todo tu cuerpo mediante masaje con manos y antebrazos, una crema exfoliante aunque suave y confortable.
  2. Posteriormente, te pasarán un guante de crin para retirarte la piel muerta (asombrada me quedé cuando al salir le eché un ojo al guante que utilizaron conmigo… ¡¡lo qué quitaron de mi cuerpito serrano… madre mía querida!!) No te preocupes porque el guante no rasca ni nada semejante. Tranquilo/a porque todo el proceso es muy muy placentero.
  3. Seguidamente te vuelven a aplicar de nuevo, mediante masaje por todo tu cuerpo, un aceite hidratante. Y cuando digo por todo tu cuerpo me refiero a todo al completo. Así que cuando salgas del tratamiento si alguien pretende darte un abrazo ten por seguro que le resbalarás, porque a parte de relajado saldrás completamente hidratado/a.

Después del tratamiento decidí echarme en la cama relajada. Notaba como un cosquilleo por todo el cuerpo. Como si la circulación de la sangre se hubiera reactivado. Me encantó, de verdad. Te lo recomiendo totalmente.

El segundo tratamiento fue uno de los que estaban dentro de la carta de los gratuitos dentro de la oferta de media pensión. Se notó la diferencia entre los de pago y los gratuitos, pero igualmente salí contenta. Digo que se notó la diferencia porque no trabajan tanto contigo. En este segundo tratamiento consistió en:

  1. Me sentaron en una hamaca de madera situada dentro de un… no conozco el nombre técnico, pero te facilito una foto arriba de este texto.
  2. Me aplicaron una crema exfoliante por todo el cuerpo excepto cara (igualmente estaba vestida con el tanga desechable), sin masaje.
  3. Encima del exfoliante (sin retirarlo) me aplicaron un gel de algas, de color verde que olía algo fuerte también, por todo el cuerpo excepto cara, todo ello sin ningún tipo de masaje. (Aunque la chica no me aplicó en la cara, yo sí lo hice una vez que la chica marchó, y mi cara una vez retiré el gel al final del proceso quedó muy tersa. Eso sí, cuidado con los ojos que pica).
  4. A continuación, cerraron el recinto de madera donde yo estaba metida, rodeando mi cuello con una toalla para mantenerme caliente.
  5. Pasados unos minutos supuestamente comenzaría a salir vapor para que el tratamiento me hiciera mayor efecto en la piel, aunque dicho vapor no lo noté demasiado, de echo llamé a la chica por si la cosa no se estaba haciendo bien.
  6. Y cuando la máquina pitó por segunda vez era cuando yo le tenía que dar a un botón que pondría en funcionamiento una teléfono de ducha (o alcachofa de ducha, como lo quieras llamar). Todo ello, todavía estando dentro de dicho recinto de madera. Tengo que decir que dicha agua estaba algo fresca.

Todo el proceso duró como una media hora.

Os comento que, aunque este tratamiento tenía menos trabajo que el primero que me apliqué, ya que por ejemplo no me proporcionó relajación (más de la que ya llevaba encima por todo lo vivido el fin de semana en el hotel), pero sí noté que mi piel quedó tremendamente hidratada. Así que este segundo tratamiento también lo recomiendo. Era el número 2 de la carta de gratuitos.

Menú desayuno bufete

Menú desayuno bufete

Sobre el tema comida, os diría con respecto al bufete desayuno, que lo realizan en un lugar bonito pero pequeño. Eso hace que al bajar a desayunar tengas que investigar qué mesa ha quedado libre. Los clientes solemos bajar todos de golpe sobre la misma hora (las 10 y pico de la mañana), y eso hace que los camareros ocupen su tiempo en ordenar las mesas que van quedando liberadas, para que todos tengan sitio para desayunar.

Como consecuencia de esta situación, los camareros trabajan ocupados en ordenar las mesas, y eso lleva a que no tengan tiempo de estar pendientes de que los alimentos que han sido terminados sean rellenados, por lo tanto, puedes encontrarte con que los cruasanes ya se han terminado, etc, etc. Ya que en mi opinión aunque había variación de todo tipo de alimentos para desayudar (salados, dulces, frutas, cafés, cereales, embutidos, alimentos cocinados… en la foto anterior tienes el menú) te diría que el bufete desayuno me pareció variado, pero de poca cantidad. Y si encima tenemos a los camareros ocupados en ordenar las mesas, y no rellenan los alimentos terminados… pues diría que tenemos un problema pendiente de ser solucionado. Aunque sin desayunar no quedas, sea por una cosa o por otra, para desayunar tienes sin problema.

El menú de las comidas y cenas se varía diariamente. Platos con buena presentación y sabrosos. A elegir entre 4 platos tanto en el primero, segundo y postre. En los segundos, el pescado será solo uno a elegir según el que tengan ese día. Pero con ello te están asegurando de que el pescado es fresco. Y postres muy ricos y cuidados de poca cantidad. Vamos que no es el típico sitio de comida casera donde los postres ocupan un plato entero, sino que cuidan la presentación, y donde desde luego sales bien alimentado, pero no con la barriga pesando el doble de cuando entraste, lo cual en el fondo es de agradecer si tenemos en cuenta que estamos en un sitio donde el mayor disfrute tiene que ver con los baños de agua.

Así que no esperéis tener una digestión pesada, pero tampoco vais a pasar hambre. Eso sí, tener en cuenta que las bebidas se pagan a parte aunque estés a media pensión como yo, tanto si bebes agua, vino o lo que sea, se os pasará el cargo a la habitación que pagarás todo en recepción previo abandono del hotel.

Con respecto a los perros saber que se aceptan, ya que existe un sitio reservado para ellos, y donde tienen su propia piscina y lugar de juegos. Eso sí, os recomiendo llevarlos solo en verano, ya que el lugar dedicado para ellos es exterior y si hace frío o lluvia ellos lo vivirán sin cobijo salvo, por las pequeñas casetas y las mamparas como techo de la zona donde estarán.

Solo tengo una pega que achacar al hotel, y es que deberían prohibir la reserva de hamacas en la zona de spa y piscina por parte de los clientes. Ya que la gente se dedica a dejar su tarjeta de habitación sobre la hamaca de turno y luego se va a desayunar o comer. Así los que no hemos tenido esa malicia y nos dirigimos al spa o piscina, nos encontramos con 4 personas bañándose y todas las hamacas reservadas. Dicho lo cual, dejo aquí mi queja al hotel de que deberían de poner un cartelito indicando la prohibición de reservar hamaca previa asistencia a la piscina. Queda dicho.

Os comento que, el hotel tuvo varios detalles agradables conmigo. Por un lado el sábado pedí una botella de vino de la carta de entre los vinos ecológicos (un poco loco por mi parte ya que me hospedé sola) el cual me pareció para mi gusto imbebible de lo fuerte que me resultó. Tomé una copa y dejé el resto de la botella en la mesa. Es decir, unos 11 euros de derroche por mi parte. Como detalle me regalaron la botella de agua de la comida del día siguiente. Tampoco me cobraron las 2 cápsulas del Nespresso que disfruté en la habitación (2 euros).

Otro detalle que tienen con todos los clientes, es que antes de abandonar el hotel por primera vez, te regalan un pasaporte para que puedas adquirir regalos y descuentos en tus posteriores regresos al hotel. De este modo, cada vez que vuelvas a reservar habitación en el hotel tendrás que llevar dicho pasaporte, e irás adquiriendo regalos o descuentos, donde cuantas más veces te hayas hospedado pues más interesantes serán los regalos que obtendrás.

Otra cosa que os comento es que en recepción cuando vayáis a abandonar el hotel, una vez paguéis los extras consumidos, os preguntarán por la toalla verde que os facilitan al ir al spa por primera vez, la cual no dejes en la habitación como hice yo, sino que (como ya comenté) debéis dejarla en el spa de nuevo. Si en ese momento os olvidáis de ese detalle, no preocuparos, ya que llamarán a la persona de limpieza para comprobar que efectivamente la toalla está localizada en la habitación.

En líneas generales te recomiendo de verdad este sitio. Llegué con contracturas, más tensa que un madero, con el cuello que no podía girarlo en su totalidad y salí el domingo de allí pudiendo girar el cuello completamente, casi que parezco la niña del exorcista. De verdad que es un lugar súper recomendable. Aunque sola, viví una estancia muy confortable y totalmente agradable. De nuevo sola o acompañada sin duda repetiré. Un buen regalo que una siempre se merece.